lunes, 1 de febrero de 2010

LXXIII. Johansen.

Desde que te perdí tomamos unas cañas por ahí,
me dices que no es lo mismo ya sin mí,
que ahora también eres mucho más feliz...

Kevin Johansen - Desde que te perdí.


4 comentarios:

g. dijo...

391.

Hay tres canciones que sonaron mucho en mi cabeza (Casi sólo en mi cabeza) este último mes.
Entre las cuales elegí esta para "citar" hoy.
Estas serían:

- Desde que te perdí.
- Ese lunar (O como se llame)
- Dance me to the end of love.

Las primeras dos las cantaba como mantra (Sólo el estribillo) mientras andaba por ahí. En realidad ni siquiera es como un acto de conciencia, sino más bien que me salían. Iba por la calle, ese horno, y se me aparecían esas palabras.
Supongo que sé porqué, no sé si será por eso, pero supongo que sí.

Y la canción de L. Cohen, se me venía mientras iba a hacer café y me canturreaba el estribillo y algunas de las estrofas. Y bailaba mientras se hacía ese café tan austero. Y bailaba sólo, como debe ser bailar hasta el final del amor. Bailar juntos y bien pegados (¿Bailamos?) es bailar en el amor, un poco la pareja es un baile. Y terminar bailando solo, con pasos entrecortados y sin ritmo es como quedarse sin amor, y llegar a bailar el fin del amor.

Así que se reasume la conducción de este blog (por más que no tenga demasiadas ganas, para ser sincero) sin horarios o días fijos, sin pares o impares. Aunque tal vez mi mente tenga otra sorpresa preparada.

Dance me to your beauty with a burning violin...

Con dijo...

es otra manera de pensarlo...

Eclipse dijo...

esa canción tiene un simpatiquísimo video...
me gusta mucho... y no me parece todo lo triste que debería, creo, es más, yo la canturreo y me sonrío, me da un poco de risa.

eMiLiA dijo...

Me gusta la que citaste pero más "Dance me to the end of love" cantada por Drexler en ese tono medio susurrante.

Tiempo sin visitarte.

Un abrazo!