lunes, 1 de agosto de 2011

CDLXXXIII. Lérmontov.

LA VELA.

Se otea la vela blanca, sola
sobre la niebla azul del mar...
¿Qué buscará allá en la lejanía?
¿Y qué debió en su tierra abandonar?

Bailan las olas y el viento ruge,
al mástil, curvo, se lo oye rechinar...
¡Ya veis, no busca más la dicha;
ni piensa de la dicha escapar!

Abajo, la azul corriente se aclara;
arriba, ya el oro empieza a brillar...
Mas ella pide, inquieta, una tormenta,
¡Cómo si ésta la pudiera apaciguar!

Mijaíl Lérmontov - La Vela.

2 comentarios:

g. dijo...

----
Al Crítico no respondí,
pero un mes sábatico,
yo, el citador, me he tomado,
puesto, que cansado, estaba,
y aquí he vuelto así:
con más pena que gloria,
y sin gloria sin pena.
----
Encontré este poema de Lérmontov (Que es un leitmotiv de algunas conversaciones que he tenido) mientras leía su reseña en la wikipedia.
----
Cuando empiezo a leer un autor, siempre leo su biografía de la wikipedia. Empecé a leer, hace un par de días, El Héroe de Nuestro Tiempo. Por ahora viene muy bien, ya que he vuelto al periplo ruso de mi vida.
----
Hay algún poema de Lowry (En inglés y su traducción, que no me gusta, de Panero), algún extracto de Döblin, de Pasternak, de Zamiatin y del mismo, Lérmotov. Más una escena de una película elegida, eso me da unos días.
----
Mas no hay nada programado, por eso, no prometo nada. Pero he vuelto, sin ser millones, puesto que no soy peronista.
----
La cosa linda, es que apretando en el link, aparece el poema original en cirílico y su traducción en español realizada por Oleg Shatrov.
----
No creo que haya novedades.
----

Crítico Nº 2 dijo...

Ah... qué sería de las glorias sin penas. Tomatito y Divina debieran de haber tomado nota de lo anterior.

Se celebra -leve y breve, como la vida- su vuelta.