jueves, 23 de octubre de 2008

XLVI. Sabines

Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de
fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible.
Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me
receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana?
No es mucho, ni es poco, es bastante. En una
semana se pueden reunir todas las palabras de amor
que se han pronunciado sobre la tierra y se les
puede prender fuego. Te voy a calentar con esa
hoguera del amor quemado. Y también el silencio.
Porque las mejores palabras del amor están están entre dos
gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y
subversivo del que ama. (Tú saber cómo te digo que
te quiero cuando digo: "qué calor hace", "dame
agua", "¿sabes manejar?,"se hizo de noche"... Entre
las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he
dicho "ya es tarde", y tú sabías que decía "te
quiero".)

Una semana más para reunir todo el amor del
tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que tú
quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No
sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para
entender las cosas. Porque esto es muy parecido a
estar saliendo de un manicomio para entrar a un
panteón.

Jaime Sabines - Espero Curarme de ti.

6 comentarios:

Luna dijo...

Me he automedicado con estas mismas recetas. He comprendido que hay cosas que no tienen cura.

Saludos!

La Maga dijo...

estos dias Sabines me ha acompañado...
luego comentare sobre ello, solo queria antes de partir a mi oficina decirte que últimamente me sorprenden tus comentarios en mi espacio, SOS EL UNICO que puede interpretarme a la perfección...Creo que vos y yo, caminamos al comienzo de este trayecto sin entendernos, pero hoy amigo siento que tu alma y la mía hablan el mismo idioma. Caímos, hubo dolor, costo que sanara el alma, pero regresamos, siempre hay regreso y encuentro. Siempre hay encuentro y resurrección en nuestras vidas.
Y así, como decías: seremos nosotros pero seremos otros, perfecta descripción. “Renaceré de mi ser, siendo yo pero otro; más cabal, más entero”.


Te dejo un beso con mucho sol y con un pedacito de mi mar que esta espléndido esta tarde...

Emilia dijo...

Hola!

Fue Sabines finalmente.

Me alegro haberte recordado este poema.

Aún cuando cada nueva lectura me convence más de la imposibilidad de cura.

Igual, veremos, veremos.
Quizá haya salida y mi semana eterna tenga un fin.

Saludos!

Laurita dijo...

Hay tantas cosas para leer.
Tanta cosita desconocida, gracias por dejar que lo desconocido para mí, se vuelva algo parte de mis días.

Te dejo un abrazo!

G. dijo...

A todos, gracias.

A Emilia: Yo no lo conocía, lo busqué porque vos lo nombraste. Me encanto y lo puse.
Así de sensillo. No conozco mucho a Jaime Sabines, sinceramente, pero desde que leí esos pedacitos de textos quiero conseguir algo.

A todos, muchas gracias.

"El citador"

Emilia dijo...

Uy, qué mal estoy!

Mea culpa, mea culpa.
A veces estoy tan rodeada de letras y a su vez tan acelerada que no leo bien...

:(

Acá tenés un link de Sabines:

http://www.sololiteratura.com/sab/sabobras.htm

Hace poco pude conseguir una antología, (después de mucha búsqueda) porque no se editaba.

Vale muchísimo la pena.

Saludos!