jueves, 5 de mayo de 2011

CDLXII. Saer.

Era como si deambuláramos por dos mundos diferentes, como si nuestros caminos no pudiesen, cualquiera fuese nuestro itinerario, cruzarse, como si paredes de vidrio nos separaran, (...) como si no ocupásemos ningún lugar en el espacio y no hubiésemos estado allí, interceptando el vacío con nuestros cuerpos.

Juan José Saer - El Entenado.

3 comentarios:

g. dijo...

----
Esta cita me la mandaron.
----
Si refundo el blog, se refunda con Saer. Es Saer o nada, y Saer es mucho más grande que la nada. Saer narra el todo, al narrar el todo se narra el tiempo. Por eso es moroso. Porque Saer narra el todo.
----
Y pasó algo loco con esta cita, ¿qué pasó? Me dijo, ese alguien, que estaba leyendo El Entenado, le dije que mande una cita, y la primer cita que me mandó fue una, palabra por palabra (claro, eso seguro, pero yo me refiero a extención) que yo ya había citado.
----
Eso es loco, casi como una pista de algo. O la frase brilla o esa persona tiene, a veces, mis mismos ojos.
----
Y sí, si todo esto es ficción, las fechas estas son todavía muchísimo más.
----
Pero así logro que los barras de Citas Sin Contexto no me caguen a palos. Que creanme, sí, los hay. Y el otro día me amenzaron si no citaba más.
----
Ahora tengo miedo.
----

Crítico Nº 2 dijo...

Zafaste por poquito.

Igual nos vamos a ver las caras en las paritarias; sabelo.

Luna dijo...

Para hacerle justicia a tantas imágenes perfetas tendrías que citar casi todo el libro. Agradezco a quien me hizo leerlo, después de que estuvo años en un estante de mi biblioteca.

Y además de todo brilla.


Besos