miércoles, 19 de junio de 2013

DLI. Cozarinsky.

La historia me pareció fantasiosa, sino llanamente inventada, literatura en el peor sentido de la palabra, peri si algo he aprendido en estos meses de investigación es a aceptarle a la realidad su tendencia a ignorar esas mismas nociones de verosimilitud que exigimos de la ficción.

Edgardo Cozarinsky - El Rufián Moldavo.