viernes, 6 de febrero de 2009

CI. Márai.

Sí, las palabras vuelven. Todo vuelve, las cosas y las palabras avanzan en círculo, a veces atraviesan un mundo entero siempre en círculo, y luego se vuelven a encontrar, se tocan y cierran algo.

Sándor Márai - El último encuentro.

7 comentarios:

g. dijo...

CAMBIOS

Cambia. Todo cambia.
Y como todo cambia, de ayer a hoy han cambiado las pilas.
¿Por qué?
Razones hay, hasta algunas serán dadas. Pero la mayoría serán calladas, porque al final las palabras van a volver. Pero tal vez las respuestas quedarán en el aire.
Además, no creo que a nadie le importa por qué cambiaron algunos lugares de las pilas.
Pero; a saber:
República de Platón ha pasado de ser el último, ergo el de más arriba, de la pila B; a ser el ante-último de la pila A. Hay explicación totalmente lógica para esto. No será dada a menos que alguien pregunte. Dudo que suceda.
Enrique Vila-Matas con su literatura portatil ha pasado de su lugar donde reposo hasta hace un rato a ser el último de la pila B.
Por último, por Er (Que no lo encontré), Pierre Grimal ha dejado de estar donde estaba, pero sólo por un rato, y, luego, sin querer, ha vuelto a estar donde estaba en su lugar de la pila C.
Algunos cambios son consecuencia de cosas que pasan, que nos suceden, cosas tal vez ínfimas pero que por el devenir de la vida, devienen.
Algunos otros cambios son sólo aparentes. Algunas cosas cambian para no cambiar. Pero normalmente todo cambia. Ya que no somos los mismos hoy que ayer, ni seremos los mismos de mañana. A día de hoy uno siempre tiene que saber un poquito más de la vida. O por lo menos, haber visto un poco de su camino trazado (Causal o casual).
Si hasta cambia el amor. ¿O es que el amor no puede cambiar de caras, de cuerpos, de almas? ¿Será siempre es el mismo amor, la misma lluvia? ¿O cada amor es diferente, por consiguiente, distinto al resto?
Yo quiero creer que el amor muere para renacer, porque en algún momento, al amor hay que volverlo a encontrar, se toca y se cierra algo.
Espero.
Veremos... Por lo pronto, cambiaron las pilas. Y yo, yo, estoy con muchas más pilas.











Saliendo de la poesía en prosa, filosofía barata y zapatos de goma, o lo que sea; ¿Quién tiene ganas de ir a ver conmigo la obra de teatro "El último encuentro" basada en la novela de Márai? Alguien... Levante la mano.
Sí... Yo pago.
Sí... La cena también.
No... Eso sí que no.
Uff.
Qué cosa.

Eclipse dijo...

acabo de llegar a casa, en puntas de pie. no tengo sueño, quiero leer, quiero hacer otra cosa que no sea esperar, porque tuve 5 instancias de esperas en el día, ahora ni siquiera quiero esperar a que venga el sueño.
no sé si el amor cambia, el amor muta, no sé qué es el amor ni si todo es una misma cosa. el amor busca ser reconocido como tal, supongo que buscará sorprendernos tras alguna esquina, en algún momento. yo le vengo trayendo bastantes problemas.
me alegro de corazón de tus pilas renovadas. nos hablamos pronto.

Terapia de piso dijo...

Pero nunca regresan como partieron.

José Roberto Coppola

Luna dijo...

Tema recurrente en Márai.
Alguna cosa que en un tiempo ya lejano se dijo o no se dijo, o que se dejó entrever pero no acabó de manifestarse, después, vuelve. Ese conflicto que sufrimos todos los días, la esclavitud a la que somos sometidos por las palabras dichas y más aun por aquellas calladas.

Jor dijo...

Las palabras... Si, las palabras vuelven. Y acechan, y cierran a veces. Muchas veces cierran.

Despues de mucho tiempo tal vez, pero cierran.


G. le mando un abrazo, grandotote. Abrazo de viernes al mediodía. Lo agarra?

Miguel dijo...

Ese libro me lo regalo una buena amiga española y cruzó el charco hasta llegar a mi.
Me trae muy buenos recuerdos.

Qué buenos videos musicales tienes acá.

Saludos.

Floretta dijo...

hay momentos de reorganización.
siempre y cuando la fiaca no le gane

un beso :)