sábado, 20 de marzo de 2010

CCLXXVII. Levrero.

Ella se abrió el tapado, y lo volvió a cerrar en una fracción de segundo, pero alcancé a ver bien las tetas más espléndidas que ojo humano haya contemplado alguna vez en este planeta.

Mario Levrero - Dejen todo en mis manos.

4 comentarios:

g. dijo...

V.E.

Alguna vez me habían dicho, que había que dejar la seriedad de lado.
Este autor uruguayo, genial, muchas veces en su prosa deja de lado la seriedad, y ello le hace muy bien.

Muchas veces, las tetas que se ven en un abrir y cerrar de ojos parecen ser mejores que las que se ven por mucho tiempo. Pero al anti-detective de esta novela, las tetas de esa prostituta le habían encantando.
Igual, hay tetas que quedan en la retina. Ahora todos los hombres y mujeres podrían hablar de las mejores tetas que hayan visto en su vida. Podría ser bastante divertido. La mejor teta vista y el mejor momento para ver una teta.

Estoy medio quemado me parece. Stop.

Crítico Nº 2 dijo...

Qué apropiado que la novela se llame "Dejen todo en mis manos".

Martín Zariello dijo...

Qué buena idea para un libro: gente que cuenta las mejores tetas que vio en su vida. Creo que también estoy medio quemado, chau.

Penélope dijo...

Yo las veo seguido...como todos los días, pero las mías me gustan. No son perfectas, pero me sirven para sentirme mujer, que es lo que importa al fin y al cabo...no?
Un besito!