miércoles, 13 de octubre de 2010

CDXVI. Vilariño.

YA NO

Ya no será,
ya no viviremos juntos, no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa, no te tendré de noche
no te besaré al irme, nunca sabrás quien fui
por qué me amaron otros.

No llegaré a saber por qué ni cómo, nunca
ni si era de verdad lo que dijiste que era,
ni quién fuiste, ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido vivir juntos,
querernos, esperarnos, estar.

Ya no soy más que yo para siempre y tú
Ya no serás para mí más que tú.
Ya no estás en un día futuro
no sabré dónde vives, con quién
ni si te acuerdas.

No me abrazarás nunca como esa noche, nunca.
No volveré a tocarte. No te veré morir.

Idea Vilariño -

4 comentarios:

g. dijo...

----
Canciones:
Let´s get it on, Marvin Gaye.
Cinco minutos más, A. Calamaro.
Wonderful world, Sam Cooke.
----
El otro día me enteré que este poema era para Juan Carlos Onetti. También, me terminé de enterar que Onetti tenía una relación media extraña con Vilariño y la que era su esposa.
----
Lo que yo me pregunto es si cuando Onetti vivía en la cama -porque no se quería levantar y escribía y comía allí- todavía tenía a Vilariño como amante. Y si es así, cómo lo haría.
----
Cuando entregó el poema al mundo -como un feto, como un hijo-, supongo que ya no lo tenía en su vida (Si eso llegara a ser posible con las personas amadas). Porque el poema es muy ya está, ya fue, yo me bajo de este tren, choco contra una pared y bla bla bla.
----
Y las personas muertas siguen dando que hablar, seguimos conociendo cosas que no sabíamos. Algunas personas no mueren. Eso debería saberlo Vilariño, debería saber que ni ella ni Onetti murieron.
----
Creo que el segundo párrafo, el segundo quinteto, creo que ahí está toda la potencia. Ahí creo que hay más dolor -o belleza- que en los demás fragmentos.
----
Es como cuando los amores no empiezan, y todo lo que nos pudiemos imaginar de esos amores se nos diluyen -como agua dulce entre los dedos-. Los amores perdidos son tan intangibles como los amores que no empiezan. Los amores carentes de piel, los amores ausentes, los amores que fueron y serán pero que no son. Los amores que no se tocan. Porque ya no.
----

Anónimo dijo...

En qué momento uno dice ( y se resigna) esto no puede ser?

Pau. dijo...

Iba a comentar, pero me gustaron tanto los comentarios anteriores, que mejor no digo más nada.

Eleonora dijo...

No se pueden quejar ni las mañanas
ni el ardiente sopor que por lo estéril
no canto más no canto
ni puedo deshacer en primavera
ni negarla y beber
ni matar sin querer
ni andar a tientas
ya que el aire está duro
y hay monedas locuras
esperando
la marca del el agua
en desazón riendo
riéndose riendo.