domingo, 16 de noviembre de 2008

LIX. Salinger

- Ahí viene una ola - dijo Sybil nerviosa.
- La ignoraremos. La mataremos con la indiferencia - dijo el joven -. como dos engreídos.

J.D. Salinger - Nueve Cuentos (Un día perfecto para el pez plátano)

5 comentarios:

G. dijo...

Esta cita la última vez que la leí, creo que la leí cuando la copiaba en una hoja de papel.
La última vez que la vi, creo que la vi pegada con un imán en un velador.
No sé donde estarán todos esos papelitos con citas que le había dado, supongo que los habrá tirado. Aunque dudo de esa afirmación.
Pero se ve que siempre anduve entre citas, por lo menos desde hace como cinco años.

El otro día vi una película de Chabrol, donde el personaje principal: Un escritor, se la pasaba citando todo el tiempo. También estaba Ludovine Sagnier, que es mi amor secreto. Aprenderé francés por ella, para decirle: j´te aime, al oído. Aunque me molesta que no la desnuden más, sinceramente.
Ah, en "ocho mujeres" no se desnuda, razón hay allí. Pero ahí estaba toda la perversión de la niña.
Me fui al carajo ¿no?

Me la cruce hoy, porque estaba moviendo libros de lugar, y agarre ese de Salinger y me puse a leer algunos cuentos.
Un día perfecto para el pez plátano; el joven es: Seymore Glass. Si conocen el universo Glass, saben lo que le pasó a él.

Certezas que me dejó la noche de anoche:
- Que manejo bien.
- Que es una casualidad que en estos meses no me hayan atropellado.
- Que no me gusta el gentío.
- Que me puedo entretener con poco.
- Que Buenos Aires de noche es hermosa.
- Que siento ausencias.
- Que me molesta que no me entiendan.
- Que me gusta ser chistoso.
- Que no me gusta que no entiendan mis comentarios sutiles.
- Que todo es raro.
- Que cambiaría mucho por que todo fuera diferente.
- Que quisiera que fuese quisiera.
- Que me siento "Raro".
- Que me molestan los ataques Banzai de los japoneses.
- Que me gusta la compañía.
- Que me gusta la soledad.
- Que la extraño.
- Que me molesta extrañarla.
- Que me siento un boludo cuando la extraño.
- Que la gente maneja mal.
- Que me cague de frío.
- Que hice bien en ponerme las botas.
- Que muchos ques más.

Hoy fui contento a buscar un Sunday
de chocolate. Rico. Caminando contento con mi Sunday de chocolate. Aunque es muy caro.
Todo esto después de la siesta en mi cama, al sol escuchando Dylan y Ocean Colour Scene.
Es un hermoso ejercicio, cuando uno duerme siesta, poner un disco que uno conoce y mucho. Escuchar las canciones en las que uno está despierto e ir viendo cuales se pierde porque esta dormido. Es muy raro, se pierde el tiempo, se desdobla y se contrae.
Es muy raro.

Maté un montón de nazis y japoneses. Soy mejor usando los fusiles que las ametralladoras. Soy quisquilloso y me gusta más un buen tiro en la cabeza que muchos tiros en el cuerpo. Qué sé yo, soy así.
Igual me mataron tantas veces que parezco un Fenix.

Tengo una narración de algo muy tonto en la cabeza. Me la tengo que sacar, "veo" la brisa sobre la maleza. Raro ¿No?

Hoy, caminando, vi a Wilmar. Lo cual es muy raro. Lo vi cerca de un semáforo, me parece que me estoy volviendo loco, pero era él.
Estaba igual; aunque al parecer, adelgazó mucho, según ciertas estimaciones que nadie más hace.

Tonterías. Al fin.
No es tontería que la extraño... Así que si alguien me quiere hacer compañía, por favor... Je.

Gracias por todos los mensajes de ayer; todos muy lindos. Nunca pensé que esa cita iba a gustar tanto.
Nunca.

Esta es tonta... Pero es hermosa.
Saludos.

Javier dijo...

Salinger... ¿donde esta ese hombre? Sabes que parece que se dio cuenta (o mas que darse cuenta lo aceptó) de que la compañía no sirve para nada. Y se encerró a desvivirse, o mejor dicho: a revivir. Claro que Catcher in the Rhye no tiene argumento. ¿Pero a quién le importa?

¿Todo eso hiciste? Te puedo imaginar escuchando Ocean Colour... Yo lo hago muy a menudo gracias a tu recomendación.

¿La extrañas mucho? Yo a la mia... también... aunque ella no me extrañe nada.

Un abrazo!

G. dijo...

JD se lleva jovencitas cada tanto a su rancho... A mí no me importa, todo lo que venga de la pluma de Salinger a mí me gusta.
Supuestamente revive en pluma toda la vida de la familia Glass. Cuando el viejo se muera, qué pasará con todos sus escritos. Eso me intriga.
¿Tendremos más JD Salinger en el futuro? Algo así como Canetti, cada vez falta menos para que se liberen todos sus papeles y se publiquen.
¿Loco, no?

Estoy escuchando mucho el anteultimo disco de OCS, mezclado con algo de Dylan (Blood on the tracks; sí, trillado) y Leonard Cohen.

Sí. La extraño mucho. Y me siento un tonto por extrañarla. No sé si me extraña, supongo que no. Bueno, a veces me debe extrañar. No lo sé.

Igual.

Café (con tostadas) dijo...

Ah, señores... extrañar casi siempre es mutuo! sólo que cada uno extraña algo diferente.

Ellas también extrañan las que eran cuando estaban con ustedes. No sé si esa afirmación los ampara o les duele pero tenía que escribirlo.

Meche dijo...

Genial.