martes, 18 de noviembre de 2008

LX. Kundera.

Recordó el conocido mito de El Banquete de Platón: los humanos eran antes hermafroditas y Dios los dividió en dos mitades que desde entonces vagan por el mundo y se buscan. El amor es el deseo de encontrar a la mitad perdida de nosotros mismos.

Milan Kundera - La insoportable levedad del ser.

8 comentarios:

G. dijo...

Metacita:
Una cita dentro de una cita.

Al margen: Si al condicional le agregamos un sólo tilde estamos en presencia de una afirmación, sí.
Y estoy cansado de leer condicionales. Ayer a la madrugada leí muchos, muchos "si esto" o "si aquello".
Estoy empezando a pensar que los humanos somos más condicional que afirmación.
A veces me llama la atención encontrarme en ciertos lugares donde no espero encontrarme más. A veces siento que todavía me hablan, me dicen "vos" y cosas así. El texto se tuerce con eso, y cada vez que leo un "perderte" o cosas así, con ese "te" pienso que hablan de mí.
Raro ¿No?

Hoy salí de lo de "La Señora" y como siempre me dirigí a la librería a mirar libros, curiosear, comprar algo (A veces).
Subí la escalera y me encontré en la mano con "La Insoportable Levedad del Ser" la versión negra de Tusquets. Yo tengo la versión poquet, esa que viene con un cuadriculado hermoso blanco y negro.
Empece a pasar las paginas de ese libro y me di cuenta que estaba subrayado. Empece a mirar lo que había subrayado en su momento esta persona. Encontré primero una hermosa cita sobre la novela, que obviamente no es que la use yo hoy. Pero siguiendo encontré esta cita sobre una cita de Platón (Aunque en realidad es un parafraseo de la idea) y me dije: metacita.
Y luego, en tono de chiste, haciendo reír al pasado me dije: Meta metacita en "citas sin contexto" y acá esta.
Ahora todos los lectores pueden decir que les parece el romántico de Platón.

Hoy en la librería encontré un hermoso libro de 1946 sobre un vasco. Las cartas de un vasco. Un vasco muy apreciado por varias personas.
Sería un gran regalo para alguien. Pero no se lo voy a comprar. Tal vez me lo compre para mí.
Ahora, saliendo de la librería, yendo a dar una vuelta se me ocurrió esto: Mandarle un mail diciéndole que es, porque quiero que lo tenga y bla bla. Y como no se lo voy a dar, se me ocurrió regalárselo del siguiente modo: Poner los cien pesos (Sale un poco menos en realidad) en alguna pagina, digamos la 21, y que vaya y se lo compre de mi parte, con mi plata pero escondida en el mismo libro. Un gran crimen. Me encantó tanto la idea que me encantaría ponerla en práctica. Pero sé que me diría que no, aunque yo lo haría gustoso. Quizá algún día lo haga, aunque me diga que no. No quiero perder esa plata, pero me encantaría que lo tuviera. Sinceramente.
Y sería un gran regalo.
Y sería una gran historia.
¿No?

Si andan y encuentran esas dos ediciones de Tusquets, la cita esta en la pagina 244, en cualquiera de las dos.
Aunque tengan diferente tamaño, diferente todo, la pagina es la misma.
Loco ¿No?

Este libro de mi biblioteca lo leyeron por lo menos cuatro personas. Mi fecha de finalización es: 18-07-05 (Aunque erre los años y los meses en el papel) y en lápiz a un costado está la fecha de ella: 05-09-05. Seguro que ella pensó que yo lo iba a borrar; Minga. Todavía está y estará hasta que mi próxima ex-novia, ex-esposa o lo que fuese lo borre. (Aunque espero que no lo haga).
Sí, desde hace cinco años fecho los libros cuando los termino. Atrás en tinta negra, pongo la fecha en que ha sido leída la última palabra.
Y también anoto todos los libros que leo en un cuaderno. Así que sé cuando termine (Y más o menos cuando empece) todos los libros desde hace años. Tengo también el cronograma de lectura desde hace tiempo... Tal vez por eso "La Señora" piensa que soy algo obsesivo.

Bueno... Si alguien comenta, que lo haga sobre la cita, sobre mi texto, sobre lo que quiera.

Recuerdo paginas copiadas a máquina de escribir de "El Banquete" pegadas en el ropero. ¿Qué habrá sido de esas páginas? Ya que seguro que ese ropero no lo usa más.
También había poemas de Neruda y cosas así. Y esa persona me ha dicho que no cree más en el amor... Anda!!!....

Saludos, gracias por sus gratas palabras anteriores.
Soy un libro abierto a veces.
Sólo a veces.

Maria del Sur dijo...

Que buen mito, no lo conocia...
Menos mal que nos dividieron, sino no tendriamos excusas para encontrarnos....y tratar de ser lo q una vez fuimos...uno


Bella es la busqueda en las pieles
bellos es el recuentro en los cuerpos
bellas son las hazañas bajo las sabanas

Eclipse dijo...

un poquito obsesivo? bastante, diría yo... pero da igual, la obsesión con algo relacionado a los libros no se cuenta, creo que tienen un poder especial para volvernos obsesivos con ellos, de distintas maneras.
Yo cargo muchos libros en la mochila por si tengo tiempos muertos para leerlos y generalmente no los leo nunca fuera de casa... pero abro ese bolsillo y los miro, como un niño que mira con ansiedad y culpa una barra de chocolate, queriendo comerla y a su vez prohibiéndoselo por miedo a que ya se gaste, se acabe.
Hay que buscar por el agrado de buscar, no por el de encontrar, parafraseando a Borges (yo soy malísima para las citas, pero esa siempre la recuerdo de memoria y la repito).
Yo me regalaría un par de semanas más y después chau, arrancaría todo a la mierda, me olvidaría de todo así de prepo (jeje, sí -afirmación mediante, eh?- también tengo cosas que olvidar)

Laurita dijo...

Esa versión siempree era la que me terminaba de convencer, como esa mitad que anda rondando por ahí, y que nos tiene a la esperanza de poder encontrarla...

Qué buen libro
Un Abrazo

Luna dijo...

Lin Yutang considera que los seres humanos “pagamos por lo que amamos”. Todo lo que se experimenta en una relación humana en general, es producto de cada uno de nosotros, es decir, que interpretamos la realidad de una manera particular y esto ocasiona los sentimientos y emociones vividos.

Por mi parte , creeo que hay algo peor que no encontrar nuestra otra mitad, es haberla encontrado y haberla perdido.

Besos

Dolores Eidán dijo...

Algunas obsesiones son deliciosas.

Conocía el mito, interesante, discutible, mito al fin.
Aunque creo que tener una sola mitad es limitarse un poco, no?
Bah, qué se yo, hoy he dicho cada idiotez.

18-11-08
(Hoy terminé Un tal Lucas, por segunda vez)

Emilia dijo...

Hmmm, podría decir varias cosas de las que luego me arrepentiría porque entrarían en la categoría: "pensamientos tontos que se tienen cuando se piensan muchas cosas al mismo tiempo"

Sólo esto: nunca me agradó la idea de las dos mitades dispersas por el universo. Creo que Platón estaba errado en eso, porque de ser así quien no halla a (y empleo un término cursi) su media naranja, andará por la vida incompleto???

Hey Platón! No pensaste en eso??

Yo creo que uno no necesita de otro para la "completitud", creo que se vale de otro para fundir sus enteros, formando una cosa aún mayor (?)

Conste que advertí que no debía escribir hoy.

Si se avisa, no es traición, jajaja.

Saludos!

Arcángel Mirón dijo...

Yo prefiero creer en dos enteros que se buscan para multiplicarse.

Aunque sea una teoría menos lógica.

:)