jueves, 13 de noviembre de 2008

LVII. Cortázar

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua.


Julio Cortázar - Rayuela.

8 comentarios:

G. dijo...

Iba a decir cosas como quiero dar un beso y hablar de besos, de mis cuentos de besos en Suaznabar (Bajo Capitulo 7) y muchas cosas.

Pero la vida te da sorpresas y hasta recién estuve en otro robo. Otro más y van.
A mí me toca sufrir desde acá, el comando mientras dirijo a mi viejo a donde nos están robando.

Mucho más ahora no puedo decir, quedo muy mal cuando no sé bien qué es esto.

Otro robo... Y van.

Luna dijo...

Me gustó mucho "Besos al aura" pero me pareció que no dabas espacio para comentar. El juego de tiempos verbales es increíble. Y el tema, tan hermoso como triste.

Saludos

G. dijo...

Gracias por sus palabras Luna.

Hoy es un día de mierda, entre que es jueves, que nos robaron de nuevo, entre todo el "rush" del estar diciendo donde esta el camión y muchas más cosas (Que son porque es jueves, y los jueves tengo los recuerdos a flor de piel); creo que hoy, es cuando es más lindo leer algo sobre un cuento de uno.

Y sí; yo creo que a ese cuento le cerré todas las puertas yo a cualquier tipo de comentario. Aunque debo admitir que en ese momento estaba esperando un comentario de alguien en especial. Tal vez porque no lo esperaba en "Tiempo de Besos" y lo tuve.

No estaba bien esos días.
Hoy me termine poniendo mal, al llegar acá. Me estoy sacando la mufa con música.
Todo es tan raro, todo es tan ajeno cuando se mira el pasado. Uno no es uno, y me miro, flaco y macilento y me digo, ¿Soy yo?

Y pienso en besos, y las imágenes se me cruzan. Te roban personas que uno conoce y todo se va a la mierda.
Hoy no es buen día.
Ya van cuatro robos en dos meses... Cuatro.
Mucho... Y me viejo los sale a perseguir, mientras yo le tengo que decir dónde están... la policía tarda en llegar.

Y bueno...
...el resto será sólo resto...

(Toco tu boca... Toco tu boca... Tengo ganas de tocar tu boca. Reposar mis labios en los tuyos, y sentir la electricidad de los besos. Necesito el calor de tu piel para volver a sentir el deseo en la sangre y las ganas en la piel.
Tu pelo, tus ojos, tu boca; todo atenta a ese momento. Te veo de lejos y te quiero, necesito decirte que te amo, pero lo extenporaneo del sentir y del mensaje le quita pasión al momento.
Y... ¿Dónde estás cuando te necesito? Y... ¿Dónde estás cuando te quiero?
No sé.
Camino solo, con el recuerdo de tus besos en mi piel y tu cara en mi memoria...
Caminando loco y solo por el camino dorado.)

Gracias.

Maria del Sur dijo...

Me trataras de hereje...y con razones...pero ya se cual es el proximo libro a leer...
sisi nunca lei Rayuela...

Emilia dijo...

Hola!

Siempre me gustó mucho ese capítulo, pero ahora no me gusta más.

No es un desvarío de mi parte. O si.

En realidad es sencillo: si leo ese capítulo recuerdo lo que no debo y a su vez recuerdo que mientras yo dejo pasar la vida en evocaciones, él anda repartiendo besos por otra boca. Normal.

No sé. Días de mierda, bah.


Te dejo un beso.

SABRINA FISCHBERG dijo...

Ohhhhhh!

Mi fragmento preferídisimo de Rayuela, de toda mi biblioteca.

Qué hermosura, qué genialidad... me emociono siempre igual al leerlo.

Perdón por pasar tan poco a comentar sus bellas citas, ya me llegarán las vacaciones!

Besotones querido G!

Ericram dijo...

Sublime, mágico !!!
Para que más ?

Marine dijo...

El capítulo siete tenía siete comentarios y yo lo arruiné con el octavo.
No me digan obsesiva...