viernes, 2 de enero de 2009

LXXIX. Saer

Mientras lo iba siguiendo por la calle, tuve una impresión rarísima que nunca había tenido antes y que, no quiero mentirle, me intranquilizó bastante. Me parecía que caminábamos por la misma calle, en el mismo espacio, pero en tiempos diferentes. Se me ocurrió que si me acercaba a él para saludarlo, a pesar de haber pasado conmigo toda la mañana no me reconocería, o peor, ni siquiera me vería, porque estábamos moviéndonos en dimensiones temporales diferentes, como en las series de ciencia-ficción.

Juan José Saer - La grande.

7 comentarios:

g. dijo...

El inicio de año me encontró volviendo sobre Saer. Y esto me genera sentimientos encontrados.
Por un lado la plena satisfacción de encontrar otro nicho de la historia de los seres saerinos. Me encuentro reafirmando que mi autor favorito universal es argentino y se llama Saer. Lo leo y pienso en discusiones, como por ejemplo si "La ciudad" es Santa Fe o el concepto "La zona". Lo (re)leo y pienso que cuando tenga idea de cómo se escribe un ensayo, yo voy a escribir un ensayo sobre él.
Tengo mucho conocimiento sobre Saer en sus libros. Tanto que he descubierto que yo leí mejor que Gramuglio (O como se escriba) el libro Cicatrices, porque yo SIEMPRE afirmé que Ángel (Angelito) no es el mismo Ángel que Leto. Por varios motivos que acá no vienen al caso. Y en una entrevista en Pagina/12 que leí (Y cuyo texto había sido copiado y pegado en un escrito sobre ese tema en "Esto no lo dije yo" que desafortunadamente por dramas personales ha desaparecido) él me lo confirma. Porque en mis "Cuentos Completos" hay un cuento donde encuentro (Vaya selección de palabras) al Ángel (Angelito) de Cicatrices, y lo escribo al costado en lápiz, y en esa misma entrevista, Saer me lo confirma. Eso, hace bien al ego.
Por supuesto que por un desliz de ella, nunca supe qué es lo que piensa la cátedra de Literatura Argentina II sobre el asunto.
Y por otro lado me genera bronca porque con esta se me acaban las novelas. Es la última y todas las anteriores, las leí todas. Me restan los ensayos y los trabajos en otros medios periodisticos, pero no me generan la misma ansiedad leerlos.
Lo bueno es saber que voy a releer todas las novelas de Saer en estos años venideros y que las anotaciones serán para escribir mi ensayo sobre la obra de Saer.

Mientras lo leía, en algún punto, pensaba que este año voy a hacer tres cosas:
A- Terminar de corregir mis novelas. Las dos.
B- Terminar la nouvelle que tengo colgada (Y para la que vuelvo a pedir citas sobre Caronte) por la mitad.
C- Intentar ver mis escritos publicados en algún formato; o, que alguien "groso" los lea.

Sí.
Salir del ostracismo. No sé si soy genial, si valen la pena ser escritos en letras de molde. En ver mi nombre (O mi pseudonimo, tengo pensados un par, si a alguien le interesa, se los puedo cantar) en un libro. Buscarme en alguna librería.

La pesadilla es que un editor lea todos mis blogs. Aparezca un día y me diga, che, te quiero editar el blog tal Cielo "no me acuerdo cuanto que ahora se coge a ese periodista que corta minutos de entrevista si el gerente del canal se lo pide y que espera un crío de ese señor", ¿Aceptas? Yo le digo "Sí" sin chistar. Entonces el tipo, el editor me dice: Bueno preparame las citas que quieras poner en ese libro. En ese momento me levantó pensando que todas las historias que posteó en Suaznabar son una mierda, y que cuatro personas las leen (Y yo sé quienes son y estoy pensando en ustedes en este momento, y les vuelvo a decir: Gracias Totales).

Pero bueno, editar un libro de citas... Bahh... Una vez leí uno. Este blog, es un mejor trabajo. De eso estoy seguro.
O sea, si algún editor quiere hacer citas sin contexto un libro, bueno, hableme de dinero: Yo SÍ tengo un precio.

Luego de este dislate del tipo fantasioso, digo, esta cita es genial.
El libro es genial. Hay que empezar del modo correcto el año literariamente, y Saer es lo correcto. Recuerdo que el mejor año de mi vida lo empecé leyendo "Cicatrices". Hubo un par de años que había tomado la costumbre de leer a Sartre como primer libro del año. Y justamente la perdí el año que leí "Cicatrices". El año pasado no leí ni a Sartre ni a Saer, y así me fue. Te perdí; porque yo te perdí, no te fuiste ni nada; yo te deje ir, con todo lo que eso significa en mi carga emocional. Así que este año será bueno, empiezo con Saer.
¿Puede ir algo mal así? Veremos.
A esta altura del año que viene, se los digo... Si esto todavía existe, y si los lectores siguen siendo más o menos los mismos (Yo tengo memoria de elefante, de eso pueden estar seguros, el año que viene volveré sobre esto... Otra vez, si esto todavía existe).

Habitarás mi ocaso dijo...

Yo encontré el lomo del libro citado ahí en la foto del título del blog. Hay premio por ser observadora?

Besos

Arcángel Mirón dijo...

Y es probable que tuviera razón.

:)

Feliz año.

Emilia dijo...

Yo leí a Saer por primera vez en mi vida el año pasado, hacia el mes de octubre, cuando mi profesora de Teoría Literaria me lo asignó para que arme un ensayo sobre su obra.
De esa experiencia (aclaro que cuando se lee obligadamente se suele tener como una tensión lectora no recomendable) no puedo decir que haya gustado del Sr. Saer, pero sí lo miro con cariño porque mi trabajo gustó lo suficiente para aprobar con laureles incluidos, jaja.

Lo que sí, admito también que hice un recorte importante para trabajar, porque la obra es demasiado extensa. Y a diferencia tuya me enfoqué bastante en el Saer ensayista.

No sé, delirios de primeros días del año.

Le dejo mis saludos sr. Como siempre

Floretta dijo...

saer.
saer me hace acordar a mi amiga que se acaba de ir a londres. porque lo ama. y justo ese libro es uno que quiere y que yo casi le compro para su cumpleaños... pero al final le regalé otro, de saer, pero otro.

en fin.. me fui de tema

Javier dijo...

Tengo la impresión de haber leído algo muy similar, sino exactamente igual, pero por otro autor... imagino que ruso... pero no puedo localizar su nombre ni su época. Una cosa bastante extraña.

Te dejo un saludo!

Eclipse dijo...

Ja! tengo que leer a Saer, definitivamente, me das ganas.
Creo que Mili sí se merece un premio por ser observadora.
Me parece genial lo que te proponés para este año. Yo creo que las oportunidades llegan, se puede salir del ostracismo. Yo, sin querer, empecé este año, gente que sabe y gente que está en esto desde hace tiempo empezó a leerme y a invitarme a compartir cosas con ellos. sin proponérmelo, sin pedirlo... pero yo soy demasiado tímida y con una autoestima sobre mi trabajo muy baja, así que no dudo que pueda irte mejor a vos.
Es buena esa de calibrar el año por lo que se lee al principio... no sé yo, entonces... empecé el año leyendo a Bioy y a Salinger.. no sé qué significará, pero voy a prestar atención así elijo con más cuidado el año que viene.