viernes, 9 de enero de 2009

LXXXV. Lowry

¿Acaso nunca había dado alguien razón fundada para que el bien y el mal no se delimitaran de manera tan simple?

Malcom Lowry - Bajo el volcán.

12 comentarios:

g. dijo...

"Tarde o temprano" era lo que decía todo el tiempo él, mientras ella afirmaba con su cabeza.
Las últimas palabras que se dijeron fueron esas.
En la puerta abierta de rejas, mientras soplaba un viento frío, ellos acercaron sus rostros una vez más. Sin saber sabiendo que era la última vez.
Él la tomó por la cintura y ella se dejo llevar, como tantas otras veces, como millones de veces, como la última vez. La miró desde arriba y ella lo miraba con un dejo de melancolía en la cara, aunque no quería dejar salir las lagrimas que se agolpaban detrás de los lentes, que se precipitaban a salir desde el alma hasta la superficie real y natural de sus ojos.
Acercaron sus rostros y la boca de uno buscó la boca del otro. Los labios se juntaron y sus lenguas recorrieron por última vez ese lugar tan seguro y tan suyo. Los besos, el último beso. Ultimó el beso él con varios besos pequeños en los labios y en su cara. Y para darle simetría a su larga carrera de besos, le dio un beso en la misma mejilla que el primer beso que se habían dado.
Él se alejo y abrió la puerta del auto negro, sucio como siempre. Ella cerró la reja y se fue metiendo dentro, sin darle la espalda. Ella se quedó en un pasillo mirando como la sombra se iba, mientras pensaba "vuelve un rato más" y las lagrimas ya brotaban, su cara se tornaba roja, y los ojos inyectados en sangre y en tristeza descargaban su ira por el final que no podía ser otro que ese.
Él hizo unos metros y luego puso reversa para verla una vez más; pero ella estaba en un recodo y él no la vio. Se quedó mirando un rato para dentro, y cuando la tristeza pudo más que el querer, manejo hasta su casa.
Él le dijo que llegó bien, mientras ella ya lloraba. Él lloró en su cama hasta quedarse dormido.
"Tarde o temprano" murmuraban los dos, dejando en el aire "volveremos a ser"; mientras que ellos pensaban si había alguna razón fundada para saber si habían actuado bien o mal en ese último tiempo.

Terapia de piso dijo...

¿Y qué es el bien y qué es el mal?

José Roberto Coppola

m. dijo...

Me hizo acordar a un fragmento de La Naranja Mecánica (libro), en el cual Alex dice algo similar a esto: " Nadie se cuestiona por la bondad o porque alguien es bueno pero si por la maldad. Yo soy cliente del otro negocio"

Bárbara dijo...

EL bien y el mal, como dualidad, existen en todas las culturas. Sería imposible la existencia de uno sin el otro, claro que sus fronteras son cambiantes según la óptica del observador.

Saluditos

SABRINA FISCHBERG dijo...

La cita me hizo acordar a mis sesiones con mi psicologa anterior, en las q me preguntaba por qué siempre el mundo para mí estaba dividido en malos y buenos... Aún no sé por qué.

Y tu relato, me puse triste, muy.

Qué extrañas son las vacaciones, aún cuando uno las espera mucho.

Besotones G.!

Habitarás mi ocaso dijo...

A mi me hizo recordar a un libro de Benedetti donde uno de los personajes disertaba aceca cuan aburrido sería pecar para un ateo.

Besos

Cloe dijo...

Son conceptos universales y sin embargo, totalmente subjetivos.

Besos

Habitarás mi ocaso dijo...

Podes decir lo que quieras sobre la foto o lo que sea! Tenes derecho civiles de libre expresión!

No le hagas caso al anonimo! Je

Besos

ChEChU dijo...

el bien y el mal, lo bello y lo feo, lo verdadero y lo falso, el blanco y el negro.
pares opuestos que necesitan del otro para existir. como el hombre y la mujer.

Dolores Eidán dijo...

Puede que algún día algo surja de esa frase, sí, puede ser.

Volver a ser, sin pensar demasiado en el bien ni en el mal.

Javier dijo...

Cuando leí Lowry, en mi ignorancia, pensé que te referías a la autora de "The Giver" y "Number the Stars"... Es que uno a veces desearía volver a ser niño, o al menos adolescente, y eso que de adolescente no la pasé nada bien, pero de niño si, de niño el pan tenía sabor

un abrazo,

Javier dijo...

Perdón, Chechy, el hombre y la mujer no necesitan del otro para existir, es la naturaleza quién los necesita, con sus maquiavélicos, mefistofélicos planes...

El hombre necesita paz, y la mujer necesita hijos, cosas totalmente diferentes y que van de la mano con el caos.

Saludos,