jueves, 8 de enero de 2009

LXXXIV. Marx

El trabajador se ha transformado en una mercancía y tiene suerte si puede venderse.

Karl Marx - Manuscritos Económico-Filosófico de 1844.

10 comentarios:

g. dijo...

Más allá de lo que uno sea creo que es imposible discutir lo certera de esta frase.
El Manuscrito de 1844 es realmente muy interesante, admito que más allá de algunos capítulos que leí para la facultad no leí el Capital (Casi pongo K) y el libro este es como una puerta de entrada.
Además esta edición de Colihue trae el esbozo para una crítica de la economía política, que es un gran texto. Es sensillo e interesante.
Le dan con un palo a Malthus; yo todavía no termino de saber bien qué pensar sobre Malthus. La teoría de la oblación es interesante y, leyéndola parece hasta no falaz. Pero luego uno lee las críticas y te parece falaz. Yo creo que a veces la oblación se da; y no debería, porque las críticas (A mí entender) tienen más lógica que la teoría misma.
Ah, otra cosa: Desconfíen de cualquier ministro de economía que diga que el no hace política. Es una gran falacia, además, terminaría siendo inútil para su cargo.


Pero bueno.
Estoy agotado.
Si por la calle ven a un tipo, más o menos alto, más o menos desgarbado; que camina mirando para abajo y como en su mundo. Gritenle: Che G!... La probabilidad diga que ese tipo no se de vuelta, pero también es muy probable que ese tipo sea yo. Nada más que si voy en mi mundo...

Crítico Nº 2 dijo...

¿Tiene suerte?

Habitarás mi ocaso dijo...

Entonces las putas serían afortunadas...

Besos

Edu dijo...

Carlitos sí que la tenía clara.
Saludos y buen año.

huellas compartidas dijo...

Es increíble como las letras del señor Marx siguen siendo contemporáneas más de un siglo después...

Besos !

Cloe dijo...

Nunca me sentí como una mercancía, pero ahora que lo pienso...

Beso

Maria del Sur dijo...

ja, si supiera lo parecido que le pego al razonamiento de los publicistas...
es verdad, nos vendemos todo el tiempo
somos un producto que intentamos vender

Emilia dijo...

Marx.
Curiosamente lo leí y no me interesó en mi anterior vida cuando hice una carrera que no me fascinaba; y volví a leerlo en el último año del profesorado conjuntamente con un ensayo de Walter Benjamin: "La obra de arte en la época de la reproductibilidad técnica", a lo que luego le sumamos a Baudelaire con el poeta comerciante y la pérdida del aura del poema.

Todo esto para llegar a la conclusión que TODO en esta vida es una mercancía.

Cuánta razón, Charles!

saludos!

Emilia dijo...

Ja, le transformé el nombre en yanqui!

Inconcientemente?

Otro saludo

SABRINA FISCHBERG dijo...

Ah, el joven Marx...

En Febrero me espera una releida al Capital. Estaría muy bien que también me espere alguien para explicarmelo.

Espero q ande bien, tanto tiempo!

Besotones!