miércoles, 7 de abril de 2010

CCLXXXIX. Vallejo.

La Violencia de las horas.

Todos han muerto.
Murió doña Antonia, la ronca, que hacía pan barato en el burgo.
Murió el cura Santiago, a quien placía le saludasen los jóvenes y las mozas, respondiéndoles a todos, indistintamente: «¡Buenos días, josé! ¡Buenos días, María!».
Murió aquella joven rubia, Carlota, dejando un hijito de meses, que luego también murió a los ochos días de la madre.
Murió mi tía Albina, que solía cantar tiempos y modos de heredad, en tato cosía en los corredores, para Isidora, la criada de oficio, la honrosísima mujer.
Murió un viejo tuerto, su nombre no recuerdo, pero dormía al sol de la mañana, sentado ante la puerta del hojalatero de la esquina.
Murió Rato, el perro de mi altura, herido de un balazo de no se sabe quién.
Murió Lucas, mi cuñando en la paz de las cinturas, de quien me acuerdo cuando llueve y no hay nadie en mi experiencia.
Murió en mi revólver mi madre, en mi puño mi hermana y mi hermano en mi víscera sangrienta, los tres ligados por un género triste de tristeza, en el mes de agosto de años sucesivos.
Murió el músico Méndez, alto y muy borracho, que solfeaba en su clarinete tocatas melancólicas, a cuyo articulado se dormían las gallinas de mi barrio, mucho antes de queel sol se fuese.
Murió mi eternidad y estoy velándola.

César Vallejo - Poesía Completa.

5 comentarios:

g. dijo...

-
Un sábado puede ser bueno o malo, salgas o te quedes adentro. Yo hace un par de sábados encontré en canal siete, a las dos de la mañana, que pasaban “el halcón maltés”. Película que yo quería ver y que había invitado a ver en mi nueva casa. Ahora ya vi la película así que la invitación quedo trunca con esa película. Me gustó mucho, y yo había leído el libro hace poco, entonces pude ir notando las diferencias entre el guión y la novela. Al principio, la película se ajusta mucho a la novela, las primeras escenas son calcadas entre lo que uno se puede imaginar de la novela y lo que se ve en pantalla. Luego, la película (por duración) saltea algunas partes –algunas no tan importantes, algunas levemente importantes- para llegar a la conclusión. Por lo general es muy fiel al libro, lo cual es muy bueno para el lector de la novela.
-
Desde hace días que vengo contento porque ayer iban a pasar –y pasaron- “El sueño eterno”. Esta es la versión de 1946, y lo que yo no sabía era que uno de los tres autores del libreto era William Faulker (Y de hecho eso está en la misma pantalla que dice “a novel by Raymond Chandler”), lo cual le da un ímpetu mayor al film. En esa época el premio nobel cobraba por trabajar en Hollywood. Supuestamente se empedaba y escribía cuentos o historias. El personaje interpretado por John Mahoney en la película de los hermanos Cohen “Barton Fink”, se rumoreaba que estaba basado en William Faulkner. La película es bastante fiel al libro, aunque llegando al final cambia. Tomaron ciertas decisiones con respecto a P. Marlowe que me parecen medio faltan de respeto, y cambiaron toda la escena del final.
-
Aunque me gustó mucho menos una versión hecha en 1978 donde a Philip Marlowe lo interpretaba Robert Mitchum, me pareció mucho más acertada en la fidelidad al libro. Pero a mi modo de ver, ahí también hay actitudes que Marlowe nunca hubiera tomado. Por supuesto que todo el aire lo pierde al trasportar al personaje y la acción desde Hollywood en los 30`s a Londres en lo que parece ser los 70`s.
Pero en está película aparece James Stewart, y la voz de ese gran actor me divierte tanto. Mucho más que si viera conejos gigantes cuando está borracho o si fuera un congresista que se manda flor de discurso al final.
-
En la película de 1946 de “The Big Sleep” no se habla ni de pornografía (Las revistas son pornograficas), ni de homosexuales (El primer muerto es vengado por su amante) ni está el desnudo de Carmen cuando lo espera en su departamento. Lo que sí todo está en la del 1978. Pero la del 1946 tiene mucho más encanto.
-
Vi a Bogart interpretar a Sam Spade y Philip Marlowe en menos de 15 días (O algo así, no recuerdo bien qué sábado fui tan misántropo de estar en casa viendo una película blanco y negro a la madrugada; pero fui tan feliz). Y Spade y Marlowe son bien diferentes. Spade es más canchero, mucho más violento y siempre parece tener todo bajo control hasta cuando tiene un arma sobre el pecho y un dedo ajeno sobre el gatillo. Marlowe es más humano, busca más los datos y muchas veces parece que pierde el control de la situación. Marlowe se basa mucho más en los datos y la investigación que Spade. Y la interpretación de uno y del otro por el mismo actor me demuestra que Bogart lo entendió así. El Spade de Bogart es muy canchero, se ríe mucho y golpea mucho más. El Marlowe de Bogart es más comedido, mucho más sarcástico y recibe muchos más golpes.
-
Todo esto lo voy a mandar a Esto no lo dije yo.
-
Volvieron los microcuentos y hay algo de Vallejo, gran faltante del blog.
-
No me va a entrar lo que tenía pensado sobre los anteojos de sol.

Eclipse dijo...

Sí, vallejo era un gran debe. lo voy a leer bastante en estos tiempos por razones que ya conocés.
la cita me encantó.
y tengo unas ganas tremendas de ver ese tipo de películas, pero estoy mirando tan poca tele últimamente...
desidia, apatía, yo qué sé qué será.

Crítico Nº 2 dijo...

The Big Sleep <-> The Biggest Lip <-> The Big Slip

Lo desafío, g., a sanatearse los otros dos policiales cuasi-homófonos.

Luna dijo...

Vengo enredada con relatos policiales desde las vacaciones, entre versiones cinematográficas y literatura escrita. Y aunque me propongo cambiar siempre algo del estilo se cruza en mi camino.
Cambiemos de género, si?

Besos

KANANKIL dijo...

Qué maravilla, qué buen gusto tienes!
Lemis
Viva César Vallejo!!